jueves, 13 de junio de 2013

Todo lo que dijeron Palo Pandolfo y Ariel Lavigna en una nueva clínica de Estudio Urbano en el CMD

Palo Pandolfo y Ariel Lavigna protagonizaron la segunda clínica gratuita que desde Estudio Urbano organizamos en el CMD, y revelaron las intimidades que se viven dentro del estudio de grabación.


Esperábamos con ansiedad este encuentro, después de la primera clínica de Daniel Melero y Gustavo Álvarez Núñez, después del primer taller con Pelu Romero…y nuestras expectativas fueron colmadas sobradamente.

Pocas veces se logra un ambiente de confianza entre ambos interlocutores, y entre éstos y el público, lo que potenció la cantidad y calidad de los conocimientos e información que adquirieron todos los jóvenes que se acercaron al Centro Metropolitano de Diseño de Barracas.

El encuentro puso el foco en la relación generada dentro del estudio entre el artista y el ingeniero de sonido.

Ariel se encargó de desmitificar el prejuicio que asocia al ingeniero de sonido con un rol meramente técnico. Y aprovechó la ocasión para revelarnos sus secretos: conocer al artista que hay detrás del músico, qué es lo que quiere contar, y cuál es la mirada que el músico tiene del mundo. Sumado a todo esto, Lavigna recalcó una de las misiones fundamentales del técnico de sonido, la de ser un buen anfitrión.

Todo esto tiene un por qué. Como bien resaltó, se trata de contemplar y minimizar el grado de exposición, traumático muchas veces, que experimenta el músico al ser observado en plena sesión, y ese es el momento en que el ingeniero de sonido debe generar un clima de comprensión, no invasivo, para lograr un espacio donde la creatividad pueda fluir.

Nuestro amigo Palo, suelto y dispuesto al diálogo, como siempre, aportó algunas claras ideas sobre la relación artista-técnico.

Definió al artista como una persona que vive una guerra contra el orden material del mundo. Nos contó acerca del pequeño conflicto que aflora en cada canción, los conceptos que, cada uno por su lado, maneja respecto de la creación artística.

Pandolfo destacó la importancia de la producción como un ámbito constante de interacción y creación. También, de la confianza que el artista debe depositar en el ingeniero con todo lo que conlleva poner el propio arte en manos de otro, confianza que hay que saber manejar para que el trabajo fluya y la obra llegue a buen puerto.

Para finalizar, Palo Pandolfo presentará su nuevo trabajo junto a La Hermandad, "Esto es un abrazo", el 22 de junio en Niceto y allí estaremos.

Esto es todo por ahora, y sólo por ahora, porque el miércoles 19 comienza el segundo taller gratuito con el Indio Gauvron.

Los esperamos y no olviden inscribirse para asistir a las cuatro clases gratis, allí en el CMD del barrio de Barracas. click acá para llenar el formulario