lunes, 18 de julio de 2011

Arranca IMPREVIS-TOP, Cine en Estudio Urbano

Este jueves 21 de julio a las 19 hs empieza IMPREVIS-TOP el nuevo ciclo de cine de Estudio Urbano con It might get loud (2008) Davis Guggenheim, un recorrido por las experiencias de tres leyendas de la guitarra, Jimmy Page, The Edge y Jack White. Si querés saber más sobre la película de este jueves y las próximas metete en el sitio web de IMPREVIS-TOP CLIKEANDO ACA. 

Tres hombres de distintas generaciones se reúnen a conversar sobre su relación con su mejor amante, la guitarra. Jimmy Page (67), The Edge (50) y Jack White (36) intercalan relatos que por obra y gracia del director no guardan  paralelismo alguno, en un formato desestructurado cada uno  nos cuenta un poco lo que se le antoja.



¿Acaso esas impresiones dispersas no son la inspiración? Veremos un joven Jimmy Page montado en una pequeña camioneta de fecha en fecha con su banda de blues, agotado de las malas condiciones deja la banda y considera dedicarse a la pintura. Pero
los sonidos lo vuelven a atrapar como sesionista, la frustración no tardó en llegar ante los jingles y las repeticiones, hasta que un encargo particular de música ambiental (Muzak) hace el click que revienta la represión de Page. La furia explota en The Yardbirds en forma de una guitarra rasgada violentamente con un arco.

Un The Edge adolescente sorprendido por el punk de finales de los 70 que años después no toca una cuerda si no tiene a disposición un sofisticado equipo de pedaleras y amplificadores y gusta de hacer yoga con su blackberry en mano. Su dependencia tecnológica hace de U2 ese show de sonidos y colores impresionantes, que como el mismo reconoce se debe a cada uno de sus pedales y no tanto a lo que toca.

La contrapartida de esa potencia cyborg de The Edge la encontramos en un Jack White
que la rompe con lo que le pongan en las manos, cada guitarra es un desafío de sonidos únicos cuanto mas maltrecha y barata mejor. Pone el valor en la fuerza de la interpretación y reconoce en el blues de los primeros años la esencia del rock, en esos músicos que no necesitaban más que su voz y una guitarra para crear un sonido profundo. Nos lleva a conocer a traves de su vasta colección de discos de blues (una de las mas grandes de EEUU) a sus maestros  inspiradores, esos que con tan poco podían lograr tanto.

Y sobre todo mucha música, Page impresiona con Whole Lotta Love, Kashmir y otras canciones de Led Zeppellin, White golpeando vigorosamente el piano mientras marca el tempo a golpes en el suelo toca un blues de 1930 “Sittin on the top of the World” y The Edge nos enseña algunos de sus juguetes tecnológicos en una zapada.