viernes, 14 de marzo de 2008

Somos todo oídos, Bob

Un poco ansiosos, un poco sintiendo ese cosquilleo en la panza que antecede a los grandes momentos. Un poco invadidos de curiosa adrenalina. Una mezcla de todo un poco sentimos ahora, cuando todavía falta un día para que un genio, Bob Dylan, salga al escenario de la cancha de Vélez para iniciar un nuevo concierto en su vida, en su tercera visita en la Argentina. Si todo esto nos pasa ahora, ni hablar de las sensaciones que brotarán en la caminata de ingreso al estadio. Y ni siquiera mencionar, porque es imposible de imaginar, el sentimiento que atravesará a cada uno en el instante en que se apaguen las luces segundos antes del show.

Ya deleitó a los cordobeses en su primer recital en el país, esperemos que repita mañana, que esté de buen humor y bien predispuesto para salpicar de rock and roll a todos los que todavía creen que encontrarse con momentos sagrados y mágicos es algo posible. El cantante de "la mejor canción de la historia del rock", tal como muchos aseguran que es "Like a rolling stone", eterno joven de rulos desparramados, estará frente a nosotros. Como se dice, toda una leyenda viviente despilfarrando mística, carisma y mucha música. No puede existir plan mejor para un sábado a la noche.

2 comentarios:

Magdalena dijo...

Lo del recital de Bob se lo voy a poder contar a mis nietos
Una consulta: qué días podré pasar a buscar los certificados de los cursos que hice el año pasado?

Saludos

Estudio Urbano dijo...

Esa fue la sensación general: había clima de momento histórico e infinito. Podés pasar a buscar los certificados cuando quieras, a partir de las 14.